Hokusai-Manga-japones

Orígenes del manga en Japón

Touka Kirishima Otakus

El manga en Japón tuvo sus orígenes a raíz de que en el siglo XII se pusiera de moda dibujar historietas en pergaminos, los chogu-giga. Estos usaban textos e imágenes en secuencias para explicar hechos que acaecían. Ya se mostraban características del manga actual, representando historietas y figuras similares a lo que hoy serían los personajes de anime y manga, pero los pergaminos no eran fácilmente reproducibles debido al coste, así que estaban limitados a algunos privilegiados.

En la Era Edo, posterior a esta poca, se usó una técnica que permitía reproducir varias veces cada dibujo, llamada ukiyo-e. Entre los más destacados artistas que la usaron se hallaba Hokusai, quien publicó el libro Hokusai Manga, siendo ésta la primera vez que se usó esta palabra para denominar historietas manga en Japón.

Hubo otros creadores que hicieron algo parecido, pero con nombres diferentes y un contenido con más erotismo, que derivó en el género manga-erótico hentai.

Manga, en japonés se escribe con dos caracteres, el primero de los cuales significa involuntario y/o caprichoso y el segundo dibujo y/o trazos. Hokusai quiso darles un significado equivalente a trazos, dibujos involuntarios, aleatorios, caprichosos. Esto, aunque no lo previó, se convertiría en el símbolo internacional del cómic japonés.

En sus creaciones Hokusai logra que las imágenes reflejen en sus caras fuerte expresividad que roza la caricatura.

Al avanzar el uso de la imprenta se fue diversificando y ampliando el uso y publicación del manga, primero en pequeñas tiras en periódicos preguerra, más parecidos a los cómics occidentales actuales y no al aspecto y esencia del manga de hoy en día.

En Japón es inmenso el mercado que el manga posee, aunque cada día gana más adeptos en Occidente. Ejemplo de esto es que la misma cantidad de ejemplares vendidos en Estados Unidos durante un año entero, fue igualada en una semana en la revista Shonen Jump en 1996.

Existe una gran oferta de mangas japoneses, dirigidos diferentes sectores de mercados, desde niños pequeños a adultos mayores, siendo grandes consumidores los adolescentes. Todos son ávidos lectores, ya que encuentran temáticas que agradan a cada edad, desde aventuras, cocina, historia, música, deportes, juegos de mesa, baloncesto, coches, en fin, disímiles temáticas que captan variados segmentos de mercado, convirtiéndose en un mercado total inmenso.

En Japón puede hallarse manga tanto en un quiosco, librerías, estaciones de trenes, hasta en máquinas expendedoras. Suelen abundar las cafeterías y peluquerías donde los clientes disfrutan de su lectura durante la esperas. Su venta representa entre un 30 y un 40% del total de ventas de libros y revistas en Japón. Las editoriales más importantes dominan el mercado del manga, destacándose Shueisha, Shogakukan y Kodansha.

Fue en el siglo XX, en los años setenta, cuando se dio a conocer en Occidente, pero ha ganado su espacio en todas las latitudes, convirtiéndose en un fenómeno cultural mundial.

Doraemon, Sailor moon, Dragon Ball, Crayon Shinchan ya son conocidos por jóvenes en el mundo entero. Se generaron millones de dólares con películas animadas, tales como Akira o Ghost in the Shell. Esto incentivó a la industria en Occidente, donde han recibido críticas muy favorables producciones de este género, de las cuales han recibido premios internacionales las películas del Studio Ghibli.

Mundialmente manga es ya la palabra con que se denomina el cómic japonés y estudiar el fenómeno del manga permite entender la sociedad japonesa actual, ya que estas producciones han ayudado a difundir la cultura nipona a nivel mundial.